Monica Lamberti | Performance Mónica Lamberti: spolierperformance diversidad funcional y teatro
SPOLIERperformance, performance dirigida y producida por Mónica Lamberti, trae a la actualidad la figura de la menina como un anacronismo estético y reflexionar sobre la discapacidad. Una pieza de teatro inclusivo y diverso que propone un viaje sensotemporal mas allá de lo evidente.
monica lamberti, spolier performance, teatro, arte, discapacidad, diversidad, arte inclusivo
15
page-template-default,page,page-id-15,ajax_leftright,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

En la corte de los Austrias, un grupo de individuos llamados “gentes de placer” (cojos-enanos-locos-negros) deambulaban por palacio…

PERFORMERS
PERFORMERS
César Calvo (Contact improvisación), Ángela Ibáñez (Actriz y bailarina) y Mónica Lamberti (Performer)
Simone Negrin
Simone Negrin
Actor, director, músico ocasional, cuentero y coach artístico, cuenta con una dilatada carrera en el mundo de las artes escénicas que se remontan a su Turín natal. Italiano de nacimiento, gallego de adopción
José Luis Serzo
José Luis Serzo
Pintor de reconocido prestigio,  ha creado la estructura- casa-exoesqueleto, “the wellcome” para la performatico para Mónica Lamberti
 Görkem Şen
Görkem Şen
Músico turco, lutier y creador  Yaybahar, una suerte de instrumento acústico de cuerda que dio la vuelta al mundo en 2014 y dónde el artista sigue experimentando.
CoroFón
CoroFón
El Corofón es un coro autogestionado, multicolor y horizontal que trabaja con y desde la voz y el cuerpo un repertorio protestón, diverso y juguetón.
Eva Sala
Eva Sala
Fundadora del colectivo de fotografía contemporánea NOPHOTO y de LAS CIENTOVOLANDO, estudio de ideación y desarrollo de proyectos de arte participativo. Su interés por el cuerpo le lleva a formarse en Yogaterapi a y en PCI, Proceso Corporal Integrativo

SPOLIER toma como enunciado a una de estas “gentes de placer” para traerla al momento presente encarnándola en la figura de una menina. Así, partiendo de este anacronismo estético, SPOLIER propone una reflexión sobre la representación y el lugar que ocupan los cuerpos diversos, y las discapacidades que se “ven” frente a las que “no se ven”, esta interpretada una bailarina sorda que acompaña a la menina desde el anonimato de su apariencia normalizada.
SPOLIERperformance indaga en el efecto de la imagen proyectada, y como esta se apropia de toda la mirada de los otros haciendo que se esfume la identidad del individuo, pese a las transformaciones de las estructuras políticas, sociales y emocionales que les rodean.

Por medio de contenedores performáticos que se accionan en cadena o separadamente, SPOLIER hurga en la mirada y en la intimidad que conecta al espectador con los objetos, sonidos e imágenes que emergen del guardainfante vestido por Mónica Lamberti.
En su deambular, esta performer cuya condición genética se incluye dentro de la categoría de las enfermedades raras, se va desprendiendo de objetos, imágenes, emociones, ruidos, atmósferas y estados de ánimo, que invitan al público a seguir un rastro en forma de laberinto, de mapa sin fronteras, para realizar un viaje sensotemporal donde contaminarse de las luchas de quien desborda un encorsetado guion que le han impuesto.

SPOLIER se conjura con la participación de un equipo de artistas  multidisciplinar proveniente de varios países.

La estructura de la performance se activa en tres bloques que se pueden actuar juntos o separados.  Cada bloque responde a varios #hastag o hilos conductores que llevan  al espectador a través de un viaje sensotemporal en el que los sentidos, las emociones y el sonido narran improvisadamente una realidad cuyo referente icónico lo encontramos en las “Meninas” de  Velázquez .

Estos hilos, caminos, hastag, forman un laberinto que se accionan a través de la intervención de varios performers, con y sin diversidad funcional, que van creando ambientes y situaciones en el espacio donde se interviene.
Dada la versatilidad escénica de SPOLIER,  la performance se puede activar en diferentes espacios como galerías de arte, museos, espacios públicos y salas de teatro.
La dirección escénica de  SPOLIER   corre a cargo del  coach artístico Simone Negrin, quien coordina las aportaciones de todos, orientando la performance hacia caminos creativos sorprendentes y enriquecidos.

Cuando un cuerpo se vuelve impensable,
se expolia, se anticipa su destino: queda lo que ES.

 Para más información, contratación y disponibilidad, contacten con nosotros a través de este formulario de contacto. 

SOPILIER performace ha sido premiada con I Beca de creación artística CREAQUINTA, noviembre 2016, concedida por el espacio de coworking artístico Quinta del Sordo. Madrid